Me llamo oportunidad

Me llamo oportunidad

8 septiembre, 2020 0 Por marcosedo

— Holame llamo Oportunidad.

— ¿Cómo?

— Lo siento, las oportunidades sólo se presentan una vez.

Siempre me ha gustado este pequeño dialogo desde que lo leí, ya que de forma muy clara te hace ver como son las oportunidades y como no hemos de desaprovecharlas, además, el toque humorístico que le da, hace que sea mucho más fácil retenerlo en la memoria.

Aunque me gustaría empezar por el principio y conocer la definición de este concepto que se va presentando de forma única:

Cualidad de oportuno. Que sucede o se realiza en unas circunstancias o un momento buenos para producir el efecto deseado.

Es importante tener claro el significado de esta palabra ya que es la única forma de darnos cuenta que nos encontramos ante una situación donde las consecuencias son positivas para nuestros intereses, por ello hemos de ser capaces de reconocer estas oportunidades, lanzarnos a ellas y no dejarlas pasar sin más.

Ahora es momento de profundizar un poco más y saber el origen de la palabra, aquí su etimologia:

Viene del latín opportunitas, compuesto por: el prefijo ob- (en frente de, en contra de), la palabra portus(puerto), sufijo -dad (-tat) (cualidad).

Portus se refiere a cualquier apertura que permita el transporte, así que la oportunidad puede considerarse como la cualidad de una apertura que nos deja salir del lugar o de la situación en la que estamos.

Así que nos damos cuenta que la oportunidad nos brinda la posibilidad de conocer algo nuevo, de salirnos de lo cotidiano, de experimentar, pero para ello hemos de ser oportunistas y aprovechar estas situaciones que van en beneficio propio, cuya acción es el oportunismo.

Por todo lo dicho, reconocer las oportunidades es de suma importancia para tener una vida mucho más placentera y feliz, ya que las consecuencias que nos brindan siempre van a mejorar nuestra situación, pero sobretodo, nos aportan eso que deseamos y a lo que muchas veces aspiramos. Así que el hecho de no estar atentos, hace que no tengamos en cuenta esos momentos clave que al final acabamos perdiendo y es complicado que vuelvan a suceder.

¿Conocías a la oportunidad? ¿Te consideras oportunista?

Foto: Kamene Mendoza Traça