Mi mesa cojea

Viernes por la tarde, decides ir a hacerte una cerveza a la terraza de un bar, te sientas, el camarero toma nota, esperas charlando con tu acompañante, te traen una cerveza bien fría, una buena forma de empezar el fin de semana, sin embargo, tras dar el primer trago, apoyas la cerveza en la mesa y ocurre lo peor…

Te das cuenta de que la mesa esta coja y cada vez que ejerces un poco de fuerza sobre cierto punto, está se tambalea y en vez de disfrutar del momento, estas preocupado por el balanceo del tablero. Este defecto puede ser debido a la propia mesa o al suelo donde descansa. mesa_cojaPuedes intentar arreglarlo colocando el típico papel doblado o por el contrario mover la mesa para encontrar una posición equilibrada, aunque nunca será lo mismo que una sujeción perfecta. La verdad es que es un pequeño fastidio, que aunque no parece gran cosa, hace que no estés todo lo a gusto que desearías.

Esto nos ha ocurrido en más de una ocasión y puede ser extrapolado a otras situaciones cotidianas o por lo menos esto es lo que me viene a la mente cada vez que me pasa. Ya hable del equilibrio en anteriores posts, al igual que de los principios. En cualquier contexto, hemos de apoyarnos sobre bases sólidas para estar lo más confortable posible, por ejemplo cuando damos nuestra opinión, los argumentos han de sustentarse y no renquear por ningún lado. De la misma forma cuando nos relacionamos, hemos de buscar el equilibrio para que todos nos sintamos bien, para ello nadie ha de intentar estar a diferente altura del resto.

La metáfora sería la siguiente, cada uno de nosotros somos la mesa y por lo tanto podemos cojear, esto es lo que vienen a ser nuestras debilidades. Luego esta el suelo que pisamos, que son las diferentes interacciones que tenemos, puede ser que nosotros estemos equilibrados, pero en la situación que estamos viviendo hemos de hacer malabarismos para mantenernos rectos.

Una reflexión un poco extraña, pero que si le das un par de vueltas te darás cuenta de lo cómodo que es sentarte a tomar una cerveza y cuando apoyas el vaso, notar que la mesa no cojea.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.