Ni alarma, mi reloj. 5 beneficios

Ni alarma, mi reloj. 5 beneficios

El tiempo fue el protagonista principal en las entradas de la semana de hace un año. En la primera comparto mi experiencia tras dejar de usar la alarma para despertar. Mientras que en la segunda me cuestiono la idea de vivir sin reloj para ver que sucede.

5 beneficios al despertar sin alarma

En este post hablaba tras estar un mes sin usar una alarma para despertar, pero tras un año sigo haciendo lo mismo, es algo que añadido a mi estilo de vida y la verdad es que me siento muy bien y considero que es un gran truco para vivir de forma más placentera. Si pinchas en el título puedes conocer cuales son los 5 beneficios de forma más precisa, aunque aquí los voy a citar de forma rápida. El primero de ellos es el descanso, ya que tu cuerpo se despierta cuando necesita. Luego tenemos la disciplina, ya que has de saber cuando decides levantarte. El tercero es la responsabilidad, ya que te das cuenta que tu eres el único que decide cuando te levantas. A continuación tenemos la decisión, aquí te das cuenta el poder que tienes cuando decides, ya que desde primera hora de la mañana se te presenta esta oportunidad, mientras que con una alarma no decides tu. Y por último tenemos la libertad, y es que el hecho de no tener a nadie que te diga cuando despertar, te da mucha tranquilidad, pero sobre todo libertad, ya que no te sientes atado a nada ni nadie.

No mirar el reloj

Tras la decisión de despertar sin alarma, reflexione sobre la idea de vivir sin reloj, pero esto es algo muy complicado, ya que viviendo en sociedad, siempre hay algún momento en el que necesitamos saber la hora para llegar a ciertas obligaciones que tenemos. Pero la cuestión es que intentemos vivir la mayor parte del día sin estar atentos al reloj, esto nos dará una perspectiva sobre lo condicionados que estamos por el tiempo, algo que nos mantiene atados sin querer al pasar del tiempo. Vuelve a leer la reflexión y así darte la oportunidad de disfrutar de las bondades de aprovechar del día sin tener que estar vigilando como corren las horas.

Somos esclavos del tiempo y la alarma y el reloj son dos herramientas que nos mantienen anclados a esta esclavitud. Lo importante es intentar experimentar y probar que se siente sin ellos y luego sacar nuestras propias conclusiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.