Placeres parentales

Placeres parentales

24 marzo, 2016 0 Por marcosedo

Tras hablar en el anterior post sobre las obligaciones de ser padre, no podía dejar de contar las bondades de esta experiencia y es que si pones en una balanza todo lo bueno y malo de tener un hijo, gana con creces la parte positiva, por lo menos en mi caso, por ahora. Así que a continuación os dejo con aquellos aspectos que valoro y que más me agradan tras un año de paternidad.

En primer lugar, la experiencia en si ya es puro placer, el ver como nace una persona que sabes que es parte tuya, es una sensación que no se puede explicar. Además cada día este pensamiento siempre esta presente, ya que parece que no te haces a la idea de lo que has hecho. Es un gran paso en la vida de una persona y de la que no puedes retroceder, así que por lo menos en mi caso parece que mi mente todavía no se ha hecho a la idea de que el nene es para toda la vida.

Otro placer que le encuentro a la paternidad es ver el crecimiento y progreso del bebe. Pasan los días y muchas veces no se llega a ser consciente de los pequeños cambios que se producen, pero cuando echas la vista atrás es cuando te das cuenta de los saltos que ha dado. En cambio, hay otras situaciones en las que de un día para otro se observan las mejoras del nene y esto es un plus de alegría, ya que eres espectador principal sobre momentos que quedan grabados en tu retina, como cuando es capaz de aguantarse sentado, da su primer grito, dice la palabra «papa», empieza a gatear o es capaz de levantarse por sí sólo, por citar algunos. Lo bueno es que hay muchos primeros momentos y la mayoría de veces sueles estar presente.

padre_placeresPara terminar, otro de los placeres que le veo es ser el encargado de educar a una personita y poder ver los resultados de tu forma de entender la educación y llevarla a cabo. Es una bonita manera de darse cuenta de si la forma de ser de uno mismo, los principios por lo que aboga y el ejemplo con el que predica es el correcto. Puede ser que luego tu hijo no te haga caso, pero cuando son pequeños creo que tenemos una labor muy importante que desempeñar y de la cual se ven los frutos en el futuro.

A lo mejor es poco tiempo, tan sólo un año, para valorar lo positivo de tener un hijo, pero esto es lo que siento en estos más de 365 días y no se porque este pequeño seguirá dándome alegrías inesperadas a través de sus actos.