Salto al vacío como padre

21 marzo, 2020 0 Por marcosedo

En las entradas de la semana de hace un año hable sobre la paternidad en el primer post, coincidiendo con el día del padre y en el segundo hice una comparativa con uno de los regalos que recibí por mi cumple pero que disfrute por esas fechas.

La experiencia de ser padre

Pincha en el título para volver a leer la reflexión al completo. En esta entrada hablo sobre lo bonito de la experiencia de ser padre, aprovechando que coincidía con el día de San José. Ser padre es lo más parecido a una aventura, ya que cada día aparecen nuevas tesituras a las que has de enfrentarte, siempre hay novedades y muchas de ellas son muy positivas y agradables. La cuestión es que tus hijos se vuelven maestros tuyos, ya que simplemente con su presencia de enseñan más de lo que crees, lo que pasa es que has de estar atento para poder aprovechar todo lo que ofrecen. Para mi es la experiencia que más ha cambiado mi vida y cada día me doy más cuenta de ello.

Salto al vacío

En esta entrada resumo lo que fue y significo la experiencia de saltar en paracaídas, que fue el regalo que tuve para mi 36 cumpleaños. Una experiencia muy llamativa y que recuerdas para toda tu vida, si quieres conocerla al completo pincha en el título. Saltar desde 3500 metros de altura no se hace todos los días, primero has de estar preparado y visualizar lo que te espera, aunque en mi caso lo que más me agrado fue lo consciente que fui en todo momento de cada etapa de la experiencia, la espera mientras llega el momento, cuando subes a la avioneta, cuando te asomas antes de dar el salto, la caída libre, la apertura del paracaídas, cuando vuelves a tocar suelo firme. La disfrute mucho y la volvería a repetir sin ninguna duda. Destacar que el monitor con el que salte se llamaba Cielo, y nombre más que acertado para la labor que desempeñaba.

Lo que une estas dos entradas es que se trata de dos experiencias destacadas en la vida de cualquier persona. Además podemos compararlas, ya que la paternidad al igual que el salto, puedes estar muy preparado, pero hasta que no llega el momento y te lanzas, no sabes lo que realmente sucede ni lo que sientes, al principio sientes un poco de miedo, pero no es más que incertidumbre, pero si adoptas una actitud donde estas atento a cada momento, es ahí donde las disfrutas de verdad.