Seguimos aprendiendo tras 8 años de blog

Seguimos aprendiendo tras 8 años de blog

El 8º aniversario fue el protagonista de las entradas de la semana de hace un año. En la primera hago el resumen que llevo haciendo desde el primer cumpleaños del blog. Mientras que en el segundo expongo todo aquello que aprendido durante todo este tiempo y no sólo en el último año. Pincha en cada uno de los títulos si quieres volver a leer el post al completo, aunque de momento dejo un pequeño resumen.

8 años en el blog

Esta es la típica entrada que vengo realizando cada año para recordar el nacimiento del blog, la cuestión es que la reflexión con el paso del tiempo va cambiando. El año pasado me di cuenta que lo que de verdad importa es mantenerse en el camino y que es correcto echar la vista atrás de vez en cuando y volver a recordar ese momento especial en el que empezaste algo, pero una vez recordado el primer paso, lo que importa es seguir adelante, seguir dando pasos y eso es lo que sigo haciendo. Cada vez estoy más convencido de que este proyecto, a parte de por pasión, en algún momento tomará otra dirección, me traerá nuevos frutos, pero la cuestión es seguir regando la semilla que plante hace 8 años y que ya tiene un tronco solido. No pienso en el futuro, me centro en el ahora y en seguir escribiendo con la regularidad que he mantenido durante todo este tiempo, sólo así el árbol seguirá creciendo.

Aprendizajes tras 8 años en el mundo del blog

Me gusta aprender de todo aquello que vivo y es que cuando adquieres una actitud de aprendiz, todo lo que sucede a tu alrededor es susceptible de ofrecer una lección y que una vez la has evaluado, entonces eres capaz de obtener un nuevo conocimiento. 8 años en el blog significan muchas entradas, y cada año aprendo algo nuevo, pero el año pasado fui consciente de como sigo disfrutando de cada entrada que redacto, ya que me sirve para seguir conociéndome y además, poder compartir estas reflexiones con aquellos lectores que lleguen al blog. De todo se puede aprender, pero has de estar dispuesto a ello, 8 años dan para mucho, pero en mi caso aprendo de cada entrada y así voy a seguir.

Dicen que si acostamos el número 8, este se convierte en el símbolo del infinito y este es el camino del blog, ya que de momento no tiene un destino, no tiene un final a la vista, así que seguiré haciendo que crezca el número de publicaciones. De momento estoy en el 9 y que agradable poder recordar lo que escribía hace un año, para volver a pasar por el corazón sentimientos de aquel momento y poder reconocerlos en el momento presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.