Segundas experiencias en la primavera del blog

En la semana de hace un año escribí tres posts, a parte del que hago a modo de repaso en la categoría de paso hace un año, como es el caso de este. En el primero hablaba sobre las diferencias visibles cuando te enfrentas a experiencias que vuelves a vivir por segunda vez. En el segundo post hice hincapié en como afecta el conocimiento adquirido en las segundas experiencias. Y luego esta el post intermedio, donde hable sobre algunos cambios que iba a realizar en el blog.

Segundas experiencias son diferentes

El nacimiento de mi segundo retoño, en este caso una niña, me hizo valorar y cavilar sobre como vivimos las segundas experiencias. Si pinchas en el título puedes volver a leer la reflexión al completo. En ella hablo sobre las diferencias básicas cuando la experiencia es nueva para nosotros o si ya somos reincidentes. En ambos casos la experiencia es diferente, ni mejor ni peor, ya que cada uno ha llegado en un momento diferente por lo que no deberíamos de comparar y simplemente dejarnos llevar por el momento para disfrutar de lo que sucede. Ya habrá tiempo más tarde para sacar conclusiones y aprender todo lo que podamos de estas vivencias que al final son las que dan sentido a la vida.

Segundas experiencias frente lo que sabemos

La experiencia obtenida en el pasado y todo el conocimiento que almacenamos puede jugarnos malas pasadas a la hora de intentar vivir al máximo cualquier experiencia, ya sea nueva o repetida. Lo complicado es mantener al margen este tipo de pensamientos, ya que sin querer nuestro cerebro nos ofrece argumentos para que nos sintamos más tranquilos. Y es aquí donde podemos perder la magia del momento, por culpa de estar comparando o pensando en situaciones anteriores. Todo aquel que sepa extraerse y vivir cada experiencia como si fuera la primera, disfrutará más del presente, pero cabe destacar que nuestra memoria ha de acompañarnos por si alguna vez tiene algo que decir. En principio es mejor que las cosas fluyan, pero la idea de tener una ayuda nos puede venir bien en ciertos momentos.

La primavera el blog altera

En esta entrada sólo citaba el cambio que iba a sufrir el blog a partir de entonces y era que las entradas pha, como la que estas leyendo, serían publicadas al final de la semana. Primero pondría las dos entradas semanales, unidas por la misma temática, así no estaba dividas por un post intermedio. Sólo fue un aviso para dejar constancia de los cambios que realizo en el blog.

La experiencia es la mejor forma de aprender que conozco, pero cuando repetimos vivencias es probable que no le prestemos la misma atención como la primera vez. Por ello hemos de intentar estar focalizados y centrados siempre que nos encontremos en una situación de la que podamos aprender y en el caso de que esta sea una repetición, mantener la atención y darse cuenta de cuando nuestra memoria haga acto de presencia y decidir si queremos darle la palabra o no.

[mc4wp_form id=”47″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.