Ser cru2

Ser cru2

18 abril, 2019 0 Por marcosedo

Esta es la segunda parte del tema de la crudeza, en el post anterior puedes conocer un poco más a fondo el significado de crudo y los beneficios de comer los alimentos de esta manera. Pero esto no es un blog de cocina, ni de alimentación, por ello vamos a desarrollar un poco la expresión de ser crudo y una pequeña reflexión al respecto.

En el ámbito del lenguaje, se considera crudo el lenguaje soez, grosero o malsonante o altisonante; y no estoy del todo de acuerdo, creo que cuando sé es crudo, es porque se mantiene la esencia, se es más directo, se dice la verdad, y esta, a veces, es complicada de digerir, de la misma forma que hay alimentos que al tomarlos crudos hacen que el estomago tenga que trabajar más para hacer la digestión. Pero hemos de tener en cuenta que hay muchas cosas que al principio cuestan pero que una vez las conseguimos, valoramos el trabajo hecho. Esto es lo que sucede cuando somos crudos, en un primer momento puede parecer que sienta mal aquello que decimos, pero si lo dejamos asentarse y cavilamos sobre ello, nos damos cuenta que no es así.

Ser crudo significa que servimos las cosas como son, sin cocinarlas, sin alterarlas, sin añadirles nada, es lo más simple, lo más sencillo. Lo mismo pasa con las palabras y con aquello que pensamos, lo explicamos sin complementos, sin maquillar lo que queremos decir, aprovechando cada vocablo que sale de nuestra boca. No tenemos un discurso preestablecido, donde ya hemos cavilado sobre lo que íbamos a decir y lo ofrecemos de la mejor forma, haciendo que pierda autenticidad y originalidad. Es posible que el discurso no sea el más políticamente correcto, pero si estamos 100% seguros de nuestras palabras, estaremos en paz con nosotros mismos. Además, decimos  lo que pensamos y lo ofrecemos tal cual es, luego que siente mejor o peor no depende de nosotros, sino de la gente que lo digiere.

Hay que buscar el equilibrio para sacar el máximo provecho a lo crudo, no podemos darnos un atracón el primer día, hay que ir poco a poco, conocer como nuestro cuerpo asimila las cosas y ver si esto nos beneficia o no. La cuestión es cuando escuchemos, por ejemplo, la expresión la cruda realidad, no le demos una connotación negativa, sino que sepamos que nos van a mostrar la realidad tal cual es, sin aditivos y hemos de aceptarla, nos cueste más o menos.

Foto: Bradley Hawks