Sin explicación. Con implicación

Sin explicación. Con implicación

Dos palabras que comparten la misma raíz y que sólo las diferencia el prefijo, pero hay mucho más valor cuando profundizas en ambos términos, ya que el título del post da la solución para muchas situaciones de la vida, donde hemos de dejarnos de dar tantas explicaciones y centrarnos en la implicación.

Para empezar dejaremos la definición de ambos conceptos, para que tengamos en mente la misma referencia.

Explicación: Conjunto de enunciados orales o escritos con los que se explica una cosa. Donde explicar es, hacer conocer o comprender una cosa a alguien de manera clara y precisa. Hacer conocer la razón o la causa de cierta cosa.

Implicación: Consecuencia o efecto de un hecho o de un acontecimiento. Participación o relación voluntaria en un asunto o circunstancia.

Considero que queda clara la diferencia entre ambas palabras, donde tenemos una que se basa en la experimentación, que sería la implicación, en la que lo que importa son nuestros actos, ya que estos hablan por si solos. Implicarse en la vida es de suma importancia, ya que es la manera de poner nuestro granito de arena, ya que tenemos una participación directa y esto es lo que marca la diferencia.

En el caso de la explicación, pueden darse varias circunstancias, en primer lugar, destacar que ambas se pueden dar, es decir, nos podemos implicar en algo, pero luego necesitamos de una explicación para los demás. En este caso se abren dos nuevos frentes, por un lado es posible que no nos hayamos implicado lo suficiente y sea necesaria una explicación o por otro lado, puede suceder que el receptor necesite una explicación para que todo quede mucho más claro.

Lo que hay que tener en cuenta, es que en cualquier situación a la que nos enfrentemos, el primer paso pasa por la implicación, hemos de experimentar, hemos de ser participes y sentir la situación, y luego ya será momento, si es necesario, de dar explicaciones, ya que a mayor implicación, mayor será el nivel de conocimiento, por lo que la explicación será mucho más veraz y completa.

¿Eres de los que te implicas? ¿Te gusta dar explicaciones?

Foto: Luigi Z.

Un comentario en «Sin explicación. Con implicación»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.