La soledad fue el tema tratado durante las entradas de la semana de hace un año. En el primero intento anticiparme a lo que puede suceder en el futuro con ella. Mientras que en el segundo intento que la gente sea consciente de todos esos momentos que estamos solos y que no sabemos aprovechar. Pincha en los títulos si quieres volver a leer las entradas al completo.

El futuro de la soledad

Esta es una práctica que no todas las personas se atreven a realizar. Con el paso del tiempo nos damos cuenta que estar con nosotros es una forma de seguir creciendo internamente. El problema es como podemos enseñar a esto a los jóvenes, más aún ahora en una sociedad donde puedes estar en compañía física o virtual en todo e momento. Es por ello que en el post reflexiono sobre lo que puede pasar en un futuro próximo con el tema de la soledad, ya que se pueden obtener muchos beneficios, sin embargo, mucha gente necesitara de un guía para sacar el máximo provecho.

Momentos en soledad

A lo largo del día se producen muchos instantes en los que nos encontramos solos. Y aquí es donde esta la diferencia entre los que saben aprovechar estos momentos e intentan mirar en su interior, siendo conscientes de lo que sucede a su alrededor. Y los que miran hacia otro lado y enseguida buscan en el exterior algo con lo que entretenerse, porque sino piensan que están aburridos. Sino te gusta la soledad no hace falta que la busques, pero al menos aprovecha esos momentos en lo que te encuentras contigo mismo para ver que pasa en tu interior.

La soledad es un estado que no toda la gente soporta, pero en la sociedad tan hiperactiva-conectada en la que nos encontramos, creo que en el futuro estará mucho más demandada y la gente la necesitará. Para ello es importante empezar por esos pequeños momentos que aparecen en nuestro día a día y que nos dan la oportunidad de centrarnos en nosotros mismos y evadirnos un poco de lo que sucede a nuestro alrededor.