Terapia de choque para crecer

En las entradas de la semana de hace un año, reflexionaba sobre como aquellos hechos que chocan en nuestra vida de forma llamativa, nos hacen despertar y progresar con ellos. En el primer post propongo una terapia relacionada con el tema. Mientras que en el segundo, hablo sobre los beneficios que tiene.

Terapia de choque

Esta terapia se basa en tener un enfrentamiento directo con los problemas o con aquella situación que nos incomoda. Se trata de ponernos cara a cara, perder el miedo, ver que sucede y aguantar las embestidas. Esta es una labor complicada, te recomiendo que leas el post al completo pinchando en el título, ya que al final dejo una metáfora con la que lo podemos entender todo mucho mejor. Esta terapia se puede aplicar sobre los demás o sobre uno mismo, aunque creo que es mejor empezar por nosotros, de esta forma cuando lo hagamos sobre el resto tendremos más practica y empatia para conocer de antemano que nos puede deparar la situación. Todo aquello que te incomoda es un buen caso práctico para comprobar la efectividad de la terapia de choque.

El choque te hará crecer

Mi reflexión se basa en la metáfora que utilizo en el post anterior, donde el agua y las piedras/rocas, son las protagonistas, donde el pulido de ellas depende mucho de las sacudidas que dé el agua. Las piedras somos nosotros, el agua son las situaciones que vivimos y el pulido sería nuestra esencia o carácter. Sólo hay que pararse a observar la diferencia entre un ambiente de río y un acantilado, es aquí donde se observa claramente de lo que hablo. Pincha sobre el título para leer la reflexión al completo y ver si comprendes de lo que hablo, espero que si. El choque contra las situaciones que nos depara la vida es duro, pero hace que saque lo mejor de nosotros si estamos capacitados para ello. Pero si dejamos que estas situaciones nos vayan definiendo poco a poco, al final perdemos nuestra esencia y nos adaptamos, dejamos de ser un poco nosotros.

La terapia de choque es un tema escabroso ya que todos no compartirán la misma opinión. Es más, hay situaciones en las que yo mismo me doy cuenta que su aplicación puede ser negativa, pero en el computo global creo que es más beneficiosa, por lo que aprender cuando es el momento idóneo de aplicarla nos hará progresar como personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.