La vuelta a la rutina esta en la esquina, tan sólo girarla podemos observarla. Tras el periodo vacacional, donde no hay un horario establecido, septiembre suele significar, para la mayoría, la vuelta a la normalidad. La cuestión es intentar que esa normalidad sea diferente a la del año pasado, sino, poco a poco nos vamos estancando y los años pasan sin apenas vivirlos. En mi caso estamos en una época de cambios, por lo que no hay momento para la normalidad. La vivencia de nuevas experiencias hace que lo que viene no tenga nada que ver con lo vivido hasta ahora. El pequeño empieza a ir al cole y la nena sigue creciendo y ahora es momento de empezar con las papillas, así que novedades que harán más divertido los meses siguientes.

De la misma forma quiero hacer unas pequeñas modificaciones internas en el blog. La cuestión es volver a escribir y seguir con la frecuencia de publicación. Y poco a poco preparar algo interesante para el sexto aniversario del blog, cumplir media docena de años no esta nada mal y creo que merece un reconocimiento, un pequeño auto-regalo. Así que tenemos tres meses por delante para ver que podemos hacer. Tras la pausa no queda otra que volver a ponerse manos a la obra y de esta forma seguir en el mundo de la escritura y la comunicación. Pero ello requiere coger el hábito lo antes posible y nada mejor que hacerlo con actitud y con su correspondiente esfuerzo.

Volver y avanzar

En esta entrada, hago un pequeño resumen de mi vida en el blog e informo de las novedades que vinieron, donde lo más destacado fue el cambio de diseño.

Toca empezar un nuevo curso con las pilas a tope y con ganas de seguir adelante para alcanzar nuevas metas. Sólo el tiempo dirá, pero cada uno de nosotros es dueño de sus acciones, por lo que si queremos llegar a algún sitio nosotros hemos de ponernos manos a la obra.