Conocerse a uno mismo

Conocerse a uno mismo

21 febrero, 2017 0 Por marcosedo

Una de las tareas más complicadas a las que pueda enfrentarse cualquier persona. Un ejercicio al que cuesta ponerse manos a la obra, ya que no todo el mundo esta preparado para exponerse a si mismo. Sin embargo, es uno de los objetivos que todos perseguimos. En algún momento de nuestra vida hemos tenido un momento de lucidez donde hemos sido más conscientes sobre lo que somos, pero ha sido un chispazo, ha venido sin nosotros buscarlo. La cuestión y la parte complicada es ir a por ello, no tener miedo al que pasara. Lo que sucede es que, una vez estamos dentro de la aventura, el temor se apodera de nosotros. Aunque en la mayoría de los casos la gente no se atreve a adentrarse en este reto, que con el paso del tiempo valoras muy positivamente. Estoy hablando de…

Conocerse

Sinceramente lo digo y yo me pongo el primero, conozco a muy poca gente que se conozca verdaderamente. Lo normal es dejarse llevar y no preocuparse por este tema, ya que bastante tenemos con lo que sucede a nuestro alrededor. Incluso hay personas que nos conocen más que nosotros mismos y creo que esto no debería suceder. Lo más importante es saber quien eres, que quieres, que te preocupa, porque te preocupa… y todas aquellas preguntas que quieras responder, las lista puede ser interminable, además gracias a cada respuesta es posible que surjan cuestiones nuevas.

El problema es el tiempo, si nos fijamos, para conocer a otras personas hemos tenido que dedicar horas para estar con ella y así conocerla. Además, no hace falta que nos encontremos fisicamente juntos, ya que muchas veces pensamos en ella y analizamos lo que ha dicho o hecho para saber el porque de sus acciones en momentos de soledad.

La solución es fácil y la tenemos en nuestras manos, lo que pasa es que la pereza y el miedo a descubrir algo nuevo nos paraliza. Hemos de hacer lo mismo que hacemos con otras personas pero con nosotros mismos, para ello existen dos tareas fundamentales, que a mi personalmente me funcionan. La primera es escribir y plasmar tus pensamientos, de esta forma estas recapacitando a la vez que dejas constancia de una pequeña parte de ti y que con el tiempo puedes volver a repasar y analizar. Otro ejercicio sería el de la meditación, donde dejas que tus pensamientos fluyan.

Para conocerse a uno mismo es preciso dedicarte tiempo, así que de cada uno depende emplear más o menos tiempo en ello. No hay más

Foto: Enrique Jurnie