Vida maestra

Vida maestra

11 junio, 2020 0 Por marcosedo

El mejor maestro es la vida, tu vida

Continuamos con el tema de la vida y es que ser conscientes de que la vida es para vivirla, es algo que pasamos por alto. Puede parecer una frase sin más, que parece vacía de contenido, pero nada más lejos de la realidad, es tan simple y sencilla que no le damos la importancia que merece. La vida es para vivirla, significa que somos conscientes de lo que estamos haciendo, igual que si cogemos un libro es para leer, si vamos en coche es para conducir o si vemos una peli es para verla… Se trata de poner nuestra atención en una sola tarea y que sea coherente el verbo y la acción.

Pero vayamos a la cita que nos ocupa. Tendemos a buscar en los libros y en las experiencias de los demás, aprendizajes que nos hagan tener una vida mejor. Buscamos maestros haya por donde vamos para poder aprender y sacar provecho de la situación de cada momento, pero no nos damos cuenta que el verdadero maestro esta dentro de nosotros. No podemos buscar fuera, cuando todavía no hemos encontrado dentro. Lograr aprender de cualquier situación que sucede en nuestro día a día, es un gran paso para avanzar y progresar como personas.

La vida esta llena de experiencias y el hecho de vivirlas nos hace interiorizar de forma más arraigada el aprendizaje que llevan implícitas. Ya nos pueden explicar cualquier vivencia, ya sea en forma de libro, video, documental, charla o conferencia… incluso podemos ser muy empáticos y ponernos en los pies del otro, pero nunca será lo mismo que nos lo pasemos por nuestras manos, sólo cuando los sufrimos en nuestras propias carnes se puede observar la diferencia.

Cada uno tiene su vida y todo lo que ocurre en ella nos sirve para aprender, pero hemos de estar atentos, captar los detalles, vivir de la forma más consciente posible y luego dedicar un tiempo para la reflexión, valorización y evaluación de lo acontecido. Toda esta información puede ser compartida con los demás, pero lo importante es que nos la llevemos a nuestro terreno, ya que todos estos datos son propios y la persona que mayor beneficio puede sacar es cada uno de nosotros. Así que cuando quieras aprender, busca un maestro, pero como la vida no encontrarás a otro igual, y nada más cómodo y eficiente que basarte en ti mismo y tu vida para seguir aprendiendo.

¿Qué has aprendido de tu vida?

Foto: PNDT