7 años de paternidad

7 años de paternidad

Si no me falla la memoria, comente la idea de que de la misma forma que celebramos nuestro cumpleaños, considero el día donde se dio el nacimiento de nuestro primer hijo, como una efemérides para brindarle un pequeño honor. Esta claro que la fiesta se la damos al pequeño, pero hemos de ser conscientes de la importancia de ese día en nuestra vida, ya que en mi caso, hace 7 años, mi vida dio un cambio considerable,  más aún si tenemos en cuenta que se adelanto un mes, lo que nos pillo por sorpresa y totalmente desprevenidos.

Se dice pronto, pero siete años dan para mucho, y me doy cuenta de que el hecho de tener a un ser humano en el que fijarse, prestarle atención y estar disponible para él, hace que seas mucho más consciente del tiempo, de aquello que vives y de todo lo que sucede a tu alrededor. En estos 7 años, el niño crece muy rápido, por lo que parece que el tiempo pasa más deprisa, aunque la cuestión es que se producen grandes cambios, y algo que compartimos todos los padres es que estaría bien que este lapso de tiempo se alargara un poco más, para así poder disfrutar más de esos momentos donde el pequeño todavía no es autónomo del todo y precisa de una atención más plena.

La vida pasa y no podemos quedarnos estancados, ya que sin darnos cuenta ya han pasado 7 años desde que me convertí en padre, con toda la maduración que implica. Y como siempre destaco, se precisan momentos de reflexión y evaluación para darnos cuenta de todo el recorrido que hemos hecho, de aquello que hemos aprendido, de los instantes memorables, de los fallos cometidos, para de esta forma seguir avanzando y mejorando cada día como seres humanos.

Sin embargo, lo mejor de todo es poder acompañar y ver como crece un ser que ha nacido gracias a ti, un pequeño maestro, que sin tener la intención de enseñar nada, te vuelve a poner los pies en la tierra y te hace recordar todo lo que tiene la infancia, de la cual tenemos que volver a aprender para tener una vida igual de feliz como es la de los niños, ya que su inocencia nos brinda uno de los secretos de la vida, pero que con el paso del tiempo nos vamos alejando de ella.

¿Recuerdas el primer día como padre? ¿Cual es el cambio que más resaltarías?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.