Despierta sin alarma para descansar

Despierta sin alarma para descansar

En las entradas de la semana de hace un año, la consciencia del descanso fue el protagonista que me hizo reflexionar. En la primera entrada hablo sobre el hecho de no usar una alarma para empezar el día. Mientras que en la segunda profundizo en el hecho de darnos cuenta cuando realmente necesitamos un descanso, tanto en el plano físico como en el mental. Pincha en cada uno de los títulos si quieres volver a leer el post al completo.

Despierta sin alarma

Esta es una de las vivencias que llevo experimentando desde hace más de un año y es el hecho de no tener una alarma para despertar. No es algo habitual y cada uno sacará sus propias conclusiones antes de hora, ya que muchos se estarán cuestionando si esto sería posible en su día a día. Como todo en la vida, hay que probarlo, debemos ver si es algo que podemos adaptar a nuestro estilo de vida y a partir de ahí lanzarnos a ello. La cuestión es que este pequeño cambio, genera un movimiento de una rueda mucho más grande, ya que empiezas a valorar lo que de verdad son obligaciones, si estas son necesarias, el porque te cuesta tanto despertar y también levantarte. Es un cruce de cables en tu mente que hace que reflexiones sobre el estilo de vida que llevas y que seguramente te aporte un aprendizaje muy importante para ti, aunque para ello has de probarlo y luego decidir si es para ti o no.

Escucha al descanso

Todos necesitamos parar en algún momento del día, lo que pasa es que no muchas veces no somos conscientes y nos dejamos llevar por el piloto automático, estamos todo el día a tope y es a la noche cuando llega el momento del descanso. Pero esto no es así, hemos de ser más sabios y poder reconocer cuando de verdad necesitamos parar para poder seguir dando nuestro mejor potencial. En el plano físico está más claro, ya que cuando nos cansamos, paramos y descansamos, nuestro cuerpo nos hace parar y entonces nos tomamos un tiempo para recargarnos. Pero con la mente pasa lo mismo, el hecho de estar usando la mente durante todo el día o durante un largo periodo de tiempo, puede llevarnos a una fatiga mental, que nos pide una pausa para que nuestra mente se recupere. Muchas veces el cansancio mental puede exceder al físico, lo que pasa es que no lo vemos de la misma manera.

Levantarse sin alarma hace que el descanso sea mucho más placentero, ya que es nuestro cuerpo quien decide despertar cuando lo ve necesario, no hay nada externo que nos corte el sueño. Pero es que además, una vez despiertos viene la primera decisión de la mañana, si levantarse o no, el no tener una hora fijada, hace que tengas que dar ese paso, lo que te hace ver el poder que tienes desde primera hora de la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.