El coste de darle valor a tu vida

El coste de darle valor a tu vida

Solemos confundir el coste con el valor y es que apreciar lo que marca la diferencia entre estos dos conceptos nos abre un gran abanico de posibilidades a la hora de saber discernir cuando usar uno y otro para nuestro provecho. ¿Cuanto vale? ¿Cuanto cuesta?, son dos preguntas que parecen la misma, pero en una le estamos dando fuerza, mientras que en la otra estamos priorizando lo que tenemos que pagar, y no es lo mismo centrarnos en un aspecto que en otro.

Pagar por algo que vale

Lo más lógico es conocer el coste de las cosas, pero esto es algo muy subjetivo, lo mismo pasa con el valor, ya que para unos será más alto, mientras que para otros será más bajo. Este es un tema complicado, ya que cada uno tiene su propia opinión, pero lo que de verdad cuenta es ser conscientes de que haya un equilibrio entre el valor que damos y el precio que pagamos por ello, es decir, su coste. El valor lo pone cada uno, mientras que el coste, la mayoría de veces viene impuesto. Así que hemos de ser muy cautos a la hora de gastar, ya que la óptimo sería tener en cuenta el valor que le damos a algo y entonces saber si queremos asumir su coste o no.

Conocer el coste

La palabra costo (lo que hay que pagar para obtener algo) viene de costar y este del latín constare (llegar a un acuerdo, ser consistente, corresponder, cuadrar). Este verbo esta compuesto con el prefijo con- (enteramente, globalmente) y el verbo stare (estar de pie).

Etimologias de Chile

En esta vida todo tiene un coste y es que hay veces en las que hemos de decidirnos entre dos opciones y es positivo saber cual es el precio de cada una de ellas, para a partir de ahí decantarnos por obtener una u otra. Pero la cuestión es conocer el valor que nosotros damos a eso que queremos tener, ya que es donde ponemos nuestro poder y tenemos poder de decisión. El valor que damos, que surge de nuestro interior es lo que de verdad importa, lo que pasa es que luego ha de estar acorde con el coste y aquí es donde viene el desequilibrio y nosotros hemos de saber contrarrestarlo.

Valorar todo lo que sucede en nuestro entorno tiene un coste y es que hemos de estar muy atentos y conscientes, pero toda esta información puede ser bien aprovechada si le damos el valor que merece. Todo esto nos sirve para llegado el momento saber cuanto vale algo o cuanto cuesta y entonces tener claro donde estamos poniendo el foco de atención.

¿Te cuestan las cosas o las valoras? ¿Entiendes la diferencia entre valor y coste?

Foto: BOSS_MEX/Mario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.