El obstáculo que hay en el espejo

El obstáculo que hay en el espejo

Como comentábamos en el anterior post, un obstáculo es algo que nos encontramos de frente y que nos hace pararnos mientras seguimos nuestro camino. La cuestión es saber retomar la andadura, pero hay veces que sucede algo interesante, y es cuando los obstáculos se repiten a lo largo de nuestro trayecto y como seres humanos, volvemos a tropezar en la misma piedra. El problema es cuando este impedimento es el que vemos reflejado en el espejo.

No somos conscientes pero en la gran mayoría de los casos somos nosotros mismos nuestro propio obstáculo. Así que hemos de saber vencer, salvar, esquivar a este impedimento que siempre estará en nuestro interior y que nos acompañará a donde vayamos. El primer paso es reconocer que lo somos, luego es momento de conocer el porqué nos convertimos en un freno para seguir progresando y por último, hemos saber lidiar de la mejor manera, dependiendo de la situación a la que nos enfrentamos.

Cada uno de nosotros puede ser su mejor aliado o su peor enemigo, pero en ambos casos, la solución pasa por enfrentarnos cara a cara y sin ningún temor, y así para obtener la mayor información posible para que esta juegue a nuestro a favor. La mente es muy complicada y a veces nos resulta difícil saber si los argumentos que nos contamos a nosotros mismos son certeros o no. Es por ello que hemos de hacer un trabajo de introspección profundo para poder reconocer cuando de verdad estamos siendo un obstáculo en nuestras pretensiones y cuando no.

Pero esto es algo que hay que entrenar de forma diaria, ya que en mayor o menor medida hemos sido un estorbo en algún momento de nuestra vida, pero el hecho de no querer reconocerlo, hace que el problema persista. Aunque lo mejor de todo es que tenemos la oportunidad a cada instante de encontrarnos con este obstáculo, que somos nosotros e intentar encontrar una solución, para voltear esa situación y que nos convirtamos en nuestro propio impulso. Esto es algo que depende de cada uno y la actitud que mostramos es la que marca la diferencia para que cada vez que nos veamos en el espejo, el obstáculo se convierta en un nuevo aprendizaje para seguir creciendo y estando más cerca de todo lo que nos propongamos.

¿Te ves como un obstáculo? ¿Cuantas veces has tenido que esquivarte?

Foto: mane castro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.