El signo que tu le das al primado

Si conoces este efecto, seguro que es gracias al primado negativo, ya que se dice que esta es una forma de manipulación de las masas, pero veamos primero la diferencia entre el primado negativo y el positivo, donde no se centra tanto en valorar el efecto, sino en otros aspectos.

La diferencia entre ambos se centra en la velocidad a la hora de procesar el efecto, en el caso del positivo la consecuencia es inmediata, es decir, ante ciertos estímulos se pretende que la respuesta sea inmediata. Mientras que en el caso del negativo, se pretende que el estímulo distraiga y ralentice la respuesta, muchas veces se muestra la causa pero luego se ignora, pero esto queda memorizado y es en el futuro cuando se pretende que aparezca la respuesta deseada.

Ahora vamos a hablar desde un punto de vista subjetivo, ya que el efecto de primado no es bueno ni malo, no hay que verlo desde esa perspectiva, ya que no se trata de sacar provecho de este efecto, sino que la cuestión es ser conscientes de que existe y con que fines lo podemos utilizar para que juegue a nuestro favor. En el efecto de primado, lo que hacemos es preparar a la mente y cuerpo para que a partir de ciertos estímulos, estos generen una respuesta. Es como una visualización sobre lo que cierta situación nos puede hacer sentir, es aquí donde aparece lo más complicado del asunto, ya que el problema viene en los fines que persigue cada uno y sobre quienes quiere incidir con este efecto.

El efecto de primado lo podemos usar sobre nosotros mismos, se trata de prepararnos para situaciones venideras. Por ejemplo, los estoicos utilizaban los buenos momentos para prepararse ante escenarios más complicados o malos, es decir, experimentaban con su cuerpo el hambre, el sueño o cualquier otra sensación para estar preparados por si esta llegaba. Este es un caso de primado negativo, ya que la respuestas aparecerán en un futuro y no de forma inmediata. El primado positivo se puede ver claramente en la repetición, ya que asociamos un estímulo a una respuesta de forma clara y rápida y en el caso de que aparezca en otro momento no hace falta que pensemos en como reaccionar, sino que lo hacemos de forma automática, pero esta ha sido preparada. En este caso somos más conscientes de la relación que existe entre la causa y el efecto, mientras que en el negativo, el paso del tiempo hace que desaparezca esta relación.

Este efecto ha sido trabajado a fondo y se ha perfeccionado para que mediante el primado negativo se puedan ofrecer estímulos en el presente que queden grabados en nuestra mente y que en el futuro surjan las consecuencias sin que nosotros seamos conscientes. El hecho de ofrecer estímulos en un momento dado para luego ignorarlos, hace que si vuelven a aparecer, nuestro cerebro no les de tanta importancia y ya tenga una respuesta para ello, como no hacer nada.

Este es un tema peliagudo y existen miles de páginas que hablan sobre ello, sobre todo del primado negativo, ya que la memoria implícita juega un papel fundamental en nuestra forma de actuar, el problema es que no somos conscientes de ello y aquí es donde hemos de ir con cuidado para descubrir cuales son aquellos estímulos que nos hacen reaccionar de cierta forma.

¿Te has visto manipulado por el primado negativo? ¿Has usado este efecto en tus carnes?

Foto: Scott Simpson


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.