Elimina de la mente aquello que no te gusta vivir

Visualizar lo que deseamos, imaginar aquellas situaciones que queremos experimentar, hacernos el cuento de la lechera… En algún momento del día nos dejamos llevar por nuestros pensamientos y por la imaginación de lo que nos puede deparar el futuro, aunque hay algo mucho más importante y que tenemos que tener en cuenta si lo que queremos es crear nuestra realidad para que esta sea lo más positiva posible.

La cuestión es que olvidamos que nuestra mente se ocupa en pensamientos que muchas veces penetran en nuestro cerebro de forma inconsciente, por ello hemos de deshacernos de estos intrusos, para una vez hecho el vaciado, podamos entonces escoger los pensamientos e ideas que formen parte de nuestro día a día. Nuestro subconsciente nos juega malas pasadas, ya que se convierte en el dueño de nuestros pensamientos cuando nosotros dejamos de ser conscientes y es que es complicado mantener la atención en el momento presente durante un largo periodo de tiempo, pero esto es algo que se puede entrenar y así será mucho más sencillo controlar al subconsciente.

Así que la tarea principal pasa por observar nuestra realidad y a la vez poder reconocer nuestros pensamientos, de esta forma seremos capaces de relacionar la forma de pensar con lo que sucede a nuestro alrededor, una vez llegados aquí, será momento de ir quemando estos pensamientos y apartándolos de nuestra mente. Es en este momento donde podemos ir añadiendo aquellas ideas que jueguen a nuestro favor y que forman parte de la realidad que queremos experimentar, es aquí donde imaginamos, visualizamos y nos contamos los cuentos que queramos, pero la mente ha de estar lo más desocupada posible.

Es más sencillo de lo que creemos y aquí tenemos el ejemplo práctico, así que el primer paso se basa en dejar de lado todos los impedimentos que aparecen en nuestra mente en forma de pensamiento. Se les reconoce de forma fácil porque se presentan como saboteadores, donde el principal propósito es que te detengas y no vayas más allá. Aquí es donde hemos de hacernos fuertes y una vez reconocidos apartarlos, con este simple ejercicio ya tenemos mucho adelantado y veremos como nuestra realidad empieza a cambiar, así que continua manteniendo la atención para que la mente quede lo más vacía posible.

¿Qué pensamientos quieres eliminar? ¿Serás capaz de reconocer a estos saboteadores?

Foto: maria jose urios pastor


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.