Encuentra el momento oportuno

Encuentra el momento oportuno

En la vida mucha veces no se trata de buscar, sino de encontrar. Nos podemos pasar la vida buscando, ya que se trata de una acción muy concreta, y siempre que hay una búsqueda, no significa que el final se produzca el encuentro de algo. Es por ello que hemos de centrar nuestros objetivos en el hecho de encontrar, para ello es necesario buscar, esta claro, pero la diferencia estriba en que ponemos toda la atención y enfoque en el hecho de encontrar, que al final es el objetivo que se persigue.

Cuantas veces hemos intentado buscar el momento oportuno para empezar o hacer algo, es decir, nos centramos en el hecho de analizar el momento, para ver si podemos darnos cuenta de que es el idóneo para actuar. Pero nada más lejos de la realidad, este tipo de táctica no suele tener buenos resultados, ya que el tiempo que empleamos evaluando, es donde se escapa la ocasión. Y sólo con el paso del tiempo, consideramos que aquel fue el momento oportuno, el problema es que no lo podemos volver a vivir.

El momento oportuno

No hay que preguntarse cuando es el momento oportuno para algo, la cuestión es pasar a la acción, ya que de esta forma es cuando el momento se vuelve relevante y nos damos cuenta de que hemos aprovechado la oportunidad que se nos ha brindado. Se trata de tener la mente abierta y entender que cada momento es una nueva oportunidad que se nos presenta, donde la elección que hacemos es lo más importante, y es en este preciso instante donde el momento se vuelve oportuno. Lo que pasa es que esto siempre se observa con el paso del tiempo, por ello hemos de prepararnos día a día, para saber cuando hemos de pasar a la acción, es decir, saber reconocer la mínima oportunidad para lanzarnos a ella.

Cada día esta lleno de oportunidades y la mayoría de veces las dejamos pasar, no las aprovechamos y la razón principal es la pasividad o el miedo a que pasará, en cualquiera de las dos, el problema es el mismo, el no pasar a la acción, ya que es aquí donde hay una causa y se puede producir el efecto deseado, pero si no hacemos nada es cuando luego vienen las lamentaciones. Si aprovechamos el momento, nos daremos cuenta que era el oportuno, pero si no lo hacemos, no hemos de lamentarnos, en vez de eso, estaremos pendientes para cuando se presente la próxima oportunidad.

¿Reconoces el momento oportuno? ¿Has perdido muchas oportunidades? ¿Y cuantas has aprovechado?

Foto: Martin Lopreiato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.