Eso que le quieres decir al otro, es lo que tienes que decirte a ti mismo

A veces las imágenes te ayudan a comprender mucho más el mensaje que quieres difundir, una imagen por si sola puede tener miles de interpretaciones, en cambio cuando le asignamos unas palabras, todo se vuelve más claro y comprensible.

En este caso lo que quiero que entendamos, como continuación del post anterior, donde había que reconocer cuando hemos de saber expresar aquello que nos parece diferente respecto al que tenemos enfrente, es que al final lo que le decimos al otro, es como si nos lo dijéramos a nosotros mismos. La cuestión pasa por saber escuchar nuestras propias palabras y comprender que es aquello que nos quieren decir a nosotros mismos.

Solemos tirar balones fuera cuando algo no nos agrada, todo lo bueno es gracias a uno mismo, pero cuando aparece algo negativo, es entonces cuando decimos que el problema es de los demás. Y es en estos momentos cuando nos brindamos la oportunidad de profundizar un poco más en nosotros mismos, ya que si escuchamos con atención las palabras que salen de nuestra boca, es posible que nosotros seamos los receptores de ellas. Es aquí donde hemos de reconocer el mensaje implícito que nos regalan nuestras propias palabras y observar aquello que no queremos ver, pero que al final supondrá la solución a muchos de nuestros problemas y una mejora personal.

Ponemos el foco en los demás y esto hace que nos olvidemos de nosotros, por ello el simple hecho de fijarse más en nuestro interior hará que todo cambie. Se trata de que cada vez que decimos algo, escuchemos y saquemos conclusiones de lo que nos remueve dentro, ya que nuestros semejantes o las interacciones que aparecen a lo largo del día, en muchas ocasiones aparecen para que nos fijemos en algo que tenemos que sanar, hay una señal implícita que hay que reconocer y eso pasa por escucharse con atención.

¿Escuchas con atención lo que dices? ¿Consideras que puedes aprender de la gente y situaciones que vives a lo largo del día?

Foto: Carlos Barriuso


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.