La energía de la atracción y la repulsión, todo empieza ahí

Aunque no lo parezca, dentro de nuestro cuerpo tenemos una polaridad, al igual que los imanes, es por ello que atraemos o repelemos situaciones y personas dependiendo del tipo de vibración que tengamos en ese momento. Dependiendo de nuestro estado de ánimo vibramos a cierta frecuencia y esto nos hace ser más o menos sensibles a las energías que nos rodean.

Mucho se habla de la ley de atracción, pero también hemos de tener en cuenta la ley de repulsión, ya que ellas son el inicio de cualquier interacción que se produce a lo largo de nuestra existencia. A veces cuesta de explicar y ser conscientes de ello nos puede servir de ayuda para comprender mucho mejor el porqué nos vemos envueltos en ciertas situaciones que a veces son de nuestro agrado y otras no.

No se trata de pensar que todo esta orquestado ni mucho menos, tampoco tenemos que creer a ciencia cierta que somos dueños al 100% de nuestra vida y que todo lo que ocurre es responsabilidad nuestra. Hay que saber encontrar el equilibrio, esta es la solución que siempre intento aplicar, hay interacciones de las que no podemos escapar, sin embargo hay otras que podemos decidir si las llevamos a cabo o no. En ambos casos, el ser conscientes de la importancia de nuestros pensamientos, nos hará darnos cuenta de como tenemos el poder de mover una energía que tenemos en nuestro interior y así podremos usarla en beneficio propia, ya que esta es la energía que hace que podamos atraer o repeler aquello que deseamos.

Estas leyes se pueden cumplir al 100%, pero requieren de mucha atención, presencia y consciencia, sin embargo, el saber observar todos los aspectos que hacen posible una situación que nos imaginemos, como esta se llega a producir y cuales son aquellos puntos en los que hemos incidido, nos hará darnos cuenta de hasta donde llega nuestro poder, además de visualizar hasta que punto nos podemos anticipar o reconocer aquello que puede ocurrir.

Todo es energía y nuestros pensamientos no iban a ser menos, la cuestión se centra en saber hasta donde llega su poder, pero esto requiere de mucho esfuerzo. Mucha gente cesa en esta labor y por ello no lo cree posible, sin darse cuenta que esta creencia, que no es más que un pensamiento, es le propio límite y obstáculo par ano poder llevarlo a cabo. Al final se trata de ser muy consciente de lo que tenemos a nuestro alrededor, pero también de lo que no tenemos, a partir de aquí podremos comprender un poco más el funcionamiento de las leyes de atracción y repulsión de las que hablamos.

¿Crees en estas leyes? ¿Sabes como hacer para que jueguen a tu favor?

Foto: Gianni pepenera


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.