La jaula mental de los pensamientos

La jaula mental de los pensamientos

Nuestra mente es como una jaula, este término puede tener diferentes connotaciones, y cada uno tendrás la suya propia, pero al final una jaula sirve para mantener lo que queremos dentro de ella y que no se nos escape. Así que la metáfora sirve muy bien para los pensamientos, ya que somos nosotros quienes tenemos la llave de esa jaula y dejamos entrar y salir lo que queremos y lo que mantenemos dentro, lo podemos alimentar.

Los pensamientos divagan por nuestra mente y muchas veces no somos capaces de controlarlos, por ello hemos de construir nuestra propia jaula para poder encerrar todos aquellos pensamientos que nos pueden aportar y así hacer que crezcan gracias a nuestros cuidados. El resto de pensamientos han de volar libres y es posible que visiten nuestra mente, pero nunca tendremos que atraparlos, los dejaremos que vayan a la suya.

Toda jaula dispone de una llave y esta se encuentra en nuestro poder, por lo que hemos de cuidar quienes son los huéspedes de nuestra jaula, ya que esto definirá nuestra forma de ser y de comportarnos. No es lo mismo tener encerrada un águila, que un guacamayo o tener miles de golondrinas. Cada uno tiene sus pros y sus contras, pero es nuestra obligación saber hacer esta distinción y quedarnos con aquellas especies, en este caso pensamientos, que nos aporten valor y que nos sirvan.

Existen miles de pensamientos y de humanos, así que la combinación entre ambos es infinita, cada uno tiene su jaula y atrapará lo que quiera en ella. La cuestión es experimentar, ser consciente del poder que alberga esta jaula y todo lo que contiene en su interior. A partir de aquí se trata de controlar de forma óptima todo lo que reside en ella y ver lo que nos aporta.

Aunque lo más importante es que la jaula trabaje para nosotros y que no seamos nosotros los enjaulados, hemos de saber que el poder esta en nuestras manos y que todo lo que reside en ella es responsabilidad nuestra, así que deberemos saber cuando hemos de abrirla o cerrarla para que entren o salgan los pensamientos que consideramos.

¿Qué pensamientos hay en tu jaula? ¿Tienes la llave de la jaula?

Foto: Pierre Gély-Fort

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.