Ya no soy el mismo padre

Ya no soy el mismo padre

Como he citado muchas veces a lo largo de este blog, uno de los cambios más significativos en mi vida, y supongo que en el de mucha gente, es cuando tienes un hijo. Cuando te conviertes en padre todo lo que sucede a tu alrededor cambia de significado, tu escala de valores se modifica y las prioridades cambian de un día para otro. Hay miles de ámbitos que se ven condicionados e influenciados cuando la paternidad hace acto de presencia y es complicado mantener lo que venías haciendo hasta la fecha, ya que por mucho que quieras, este hecho de acaba por arrastrar.

Dicen que el cuerpo humano cada 7 años cambia totalmente, no mantenemos ni una sola célula de lo que fuimos y aunque a priori somos los mismos, somos totalmente otros. Y en el caso de la paternidad no iba a ser diferente, el paso del tiempo nos ayuda a digerir este cambio existencial y cuando ponemos la vista en el pasado nos damos cuenta de la realidad de este cambio y de como no somos los mismos.

Otro aspecto a destacar es que el padre ha de ir creciendo junto a su hijo, por lo que es lógico cambiar, tener puntos de vista diferentes a los que teníamos al principio de ser padre, ya que no es lo mismo un ser humano con meses de vida, que ya tener a alguien con 7 años a tu lado. Además la vida es cambio, es una adaptación continua y lo que antes se veía de una manera concreta, con el paso del tiempo aparecen descubrimientos y nueva información que nos hacen cambiar nuestra perspectiva y la de la sociedad, no podemos seguir criando como lo hacía nuestros padres, habrá temas que sí, pero hay otros que ya no.

La experiencia también es un factor que nos hace evolucionar y gracias a él cambiamos, por lo que un padre primerizo nada tiene que ver con uno con 7 años de experiencia, es por ello lógico, que no me considere el mismo padre. Esto todavía va a cambiar más y he de estar predispuesto a seguir modificando todo lo que sea necesario para ofrecer mi mejor versión en una de las empresas más importantes en la vida de un ser humano. Continuaremos siendo padres, pero no el mismo.

¿Has cambiado como padre? ¿Eres consciente de esta transformación? ¿Cuales son los aspectos que más destacarías?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.