Los cambios paso a paso, primero la crisaledad

Las entradas  de la semana de hace un año tienen como protagonista a cada persona que lea el post y quiera poner en práctica lo que ofrezco en ellos. En la primera me baso en dos citas, para darnos cuenta que la acción ha de ser sobre una persona cada vez. Mientras que en la segunda

El cambio de uno en uno

Las citas son de Tolstoi y Bukowski, si quieres conocerlas pincha en el título y de paso volver a leer la reflexión al completo. Parece que en principio no tengan relación pero si juntamos ambas nos dan un aprendizaje muy valioso. La cuestión es que si queremos cambiar algo la solución pasa por poner el foco de acción en una persona sola cada vez. Otro punto a tener en cuenta es seleccionar quien es la persona agraciada y no hemos de ir muy lejos para seleccionarla ya que hemos de saber que somos nosotros mismos, esa persona sobre la que tenemos que incidir para empezar a crear cambios.

La crisaledad

En el segundo post invento una palabra gracias a los conceptos de crisálida y soledad. Para la reflexión me ayudo de una metáfora bastante utilizada, la vida de una oruga y las fases por las que pasa. Pincha en el título para leer cada fase con su explicación, pero a modo de resumen podemos decir que la mayoría de personas somos orugas y nos quedamos en esta fase la mayor parte de nuestra vida, sólo aquellos que quieren cambiar pasan de fase, es decir de oruga a crisálida. Es en esta fase donde pongo hincapié, ya que se trata de una fase de soledad donde el auto-conocimiento es primordial para extraer todo nuestro potencial, una etapa dura, pero que supone un antes y un después. Por último esta la fase de la mariposa, es cuando salimos de nuestro letargo interior para mostrar toda nuestra belleza.

Dos entradas que hablan de la importancia de dedicarse tiempo a uno mismo para conocernos un poco más y poder progresar como personas. Te recomiendo que le eches un vistazo, ya que te pueden abrir los ojos y tener otro punto de vista sobre como valorarte y sacar provecho de la soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.