Antes de la cuaresma, date un capricho

Antes de la cuaresma, date un capricho

Estamos muy condicionados por la iglesia católica y muchas de las festividades que ahora disfrutamos, que todavía seguimos celebrando son debido a sus influencias. Lo que pasa es que muchas veces no somos conscientes de lo que de verdad significan todas las acciones que realizamos o el porqué de hacerlas. No importa si eres más o menos creyente para cumplirlas, la cuestión es conocer el verdadero origen y en el caso de que resuenen contigo llevarlas a cabo. Hay mucho simbolismo detrás de cada evento que hacia la iglesia, pero no llegamos a comprenderlos, ya que muchos de ellos no vienen con una explicación clara y aunque nos den toda la información esta no es siempre la correcta.

En el anterior post hablaba sobre el carnaval y es que esta fiesta se realizaba porque después llegaba la cuaresma, que hace referencia a los 40 días que paso Jesus en el desierto y por lo tanto paso en ayuno. Así que los creyentes que iban a realizar la cuaresma, un día antes lo celebraban por todo lo alto, consumiendo los alimentos que en los próximos 40 días no podían consumir. Es decir, se daban un capricho antes de la abstinencia a la que se iban a forzar.

El ayuno esta comprobado que tiene sus beneficios desde hace mucho tiempo, pero es ahora donde más importancia se le esta dando y más gente se une a experimentarlo. Dejando de lado la parte de la cuaresma relacionada con Jesus, el ayuno es un acto que nos hace regenerarnos por dentro y si somos conscientes de que vamos a realizarlo no esta demás darse un pequeño homenaje antes de empezarlo, aunque siempre con responsabilidad y manteniendo un equilibrio.

Está claro que los tiempos cambian y Jesus en su transcurso por el desierto tuvo que ayunar por obligación, ya que no tenía nada que ponerse a la boca. Luego esta la gente creyente que realiza esta cuaresma a voluntad y hace mucho tiempo, es posible que muchos lo realizaran por obligación. Pero ahora es decisión nuestra dar el paso a vivir una experiencia de la que podemos sacar muchos aprendizajes, no hace falta que coincida con la cuaresma que todos conocemos, pero el hecho de enfrentarse a un reto así, hace que progresemos y nos demos cuenta del apego que tenemos hacia los alimentos y de que a veces comemos de más. Si nos esforzamos en conocer el origen de las fiestas y poder sacar aquello que podemos aprender, viviremos mucho mejor, pero siempre desde la consciencia y no haciendo las cosas por que si.

¿Realizas la cuaresma? ¿Has experimentado con el ayuno?

Foto: Comunion de Gracia Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.