De donde viene el apego para saber donde te lleva

De donde viene el apego para saber donde te lleva

La palabra apego (cariño, afecto) viene de apegar, compuesto con el prefijo verbal a-, tomado del latín ad- (hacia) y el verbo picare (pegar, untar con pez).

Y su definición es: «Aprecio o inclinación especial por algo o alguien.»

etimologias.dechile.netOxford Languages

Empezamos por conocer el origen y la definición de esta palabra, ya que de esta forma será mucho más sencillo comprender el apego y todo lo que representa. Lo que esta claro es que nada tiene que ver con el ego, sino que tiene que ver con un sentimiento que tenemos sobre algo o alguien y que nos hace sentirnos adheridos a él.

Todo el mundo tiene apego por algo, la cuestión es el grado de sentimiento, ya que esto es lo que marca la diferencia a la hora de sentirnos más o menos dependientes. Lo mismo sucede con las personas, ya que una cosa es apreciar a alguien o tener cierta inclinación, pero otra muy diferente es estar condicionados por ella y que este apego se convierta en algo que no podemos desprendernos de ello y nos trae consecuencias negativas.

El apego empieza sin saber muy bien el porqué sucede, sentimos una pequeña seducción, es como dos imanes cuando se juntan, llega un momento en que su cercanía hace que la atracción sea mucho más fuerte. Es aquí donde hemos de saber medir muy bien nuestro nivel de apego, ya que de esta forma no estaremos a merced de su atracción, sino que seremos nosotros los que controlemos la situación.

Este control es importante y depende de cada uno de nosotros, ya que si nos volvemos dependientes del apego que tenemos, las consecuencias son indeterminadas, por que la situación escapa de nuestras manos y estamos a merced del apego. Así que para no llegar a este momento, lo mejor es sentir el apego, evaluarlo, comprenderlo y reconocer el porqué nos sentimos pegados, así será más fácil resistir a sus tentaciones, pero sobre todo, ser conscientes de que el control depende de nosotros y poder medir la distancia que nos de el equilibrio perfecto para disfrutar de ese apego sin que nos condicione.

¿Conoces el apego? ¿A que le tienes especial cariño?

Foto: Natália Scromov Espada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.