Deja constancia de lo que haces, pero también de lo que no

No hubo entradas en la semana de hace un año, pero de la misma forma que recuerdo lo que hice, también quiero dejar constancia de que no lo hice.

Me había planteado este año completar todas las fechas, es decir, los dos posts entre semana y el de PHA. Ya he fallado algunas semanas por varias razones que comentaré el año que viene, pero el del fin de semana todavía los llevo al 100% y voy a mantenerlo.

Muchas veces surgen imprevistos que hacen que no pueda escribir, como un fallo técnico que escapa de mi control o una situación personal que me hace dedicar ese tiempo en otras tareas. Pero también cabe destacar que a veces se trata por el simple hecho de darme un pequeño descanso, ya que por lo que sea no tengo facilidad a la hora de disponer de las herramientas necesarias para realizar la entrada y el tener que planificarla con tiempo o escribirla a posteriori no me vale.

Hay que ser consciente de que a veces no todo surge como quieres y este es un aprendizaje que me gusta comprender e integrar, para ello el blog me ayuda mucho, ya que pese a no cumplir con mi compromiso semanal, soy capaz de reflexionar sobre ello y darme cuenta que no pasa nada, que la vida sigue igual y que si esa semana tenía que estar vacía de contenido pues así tenía que ser.

Siempre tendemos a mostrar todo lo que hacemos, lo productivos que somos, pero muchas veces, como ya he escrito en este blog, la pausa, la quietud o la observación, son igual de necesarias para seguir progresando. Y no importa la causa que sea, lo importante es esa aceptación de que todo sucede por algo y que no importa si las cosas no han ido como querías, no hay que resignarse ni pensar en lo que pudo ser y no fue, lo primordial es disfrutar del momento que estas viviendo y aprender todo lo que se pueda.

Al final siempre hay algo sobre lo que puedas escribir, sirva esta entrada de ejemplo, donde a pesar de no tener ninguna entrada que recordar, el dejarte llevar por lo que sientes en el momento y sobre todo ponerte delante del ordenador para que la acción suceda es lo único que hace falta.

Pd: Como esta sección va de recordar entradas, voy a dejar las dos primeras que me vienen a la mente y que pueden acompañar muy bien a todo lo explicado. Gracias por estar ahí.

La importancia de reposar

Valorar los hechos. La importancia de lo que pensamos

Foto: Sandra Valera


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.