El cansancio de la vida

El cansancio de la vida

Para descansar, primero nos hemos de cansar y para cansarnos, primero hemos de pasar a la acción, hemos de estar haciendo algo que nos haga realizar una pausa para recuperar fuerzas y así seguir con la tarea que teníamos entre manos.
La etimología de la palabra cansancio es una buena muestra de como es la vida y de como hemos de saber escoger el momento adecuado para cada tarea, aunque lo principal es tener una meta y andar ese camino.
El verbo cansar viene del latín campsare, que tiene una curiosa historia. Este viene del griego, del infinitivo de kampsai, el verbo kámpto y su significado era plegar, doblar la trayectoria de un movimiento, de esta forma el verbo «campsare» se utilizaba en el ámbito de la marinería para desviar o doblar la trayectoria de un navío para ajustarse a los salientes y entrantes de una costa. Luego se utilizo también en el ámbito de los caminantes y viajeros terrestres, que se desviaban del camino para hacer un descanso, debido al agotamiento durante el transcurso de este.
Y la definición de cansancio es:

«Debilidad o falta de fuerza física, generalmente provocada por la realización de un esfuerzo o trabajo.»
«Aburrimiento o hastío, generalmente provocado por una falta de interés.»

Durante la vida van a aparecer periodos de cansancio y hemos de saber administrarlos para que sepamos tomarnos un tiempo de pausa, donde volvamos a recobrar fuerzas y así seguir por el camino con energías renovadas. Hemos de ser muy conscientes de cuando aparece el cansancio en cualquiera de las dos acepciones de la palabra, ya que a veces puede ser por fatiga física y otra por fatiga mental. Tanto en un momento como en otro, lo mejor es parar la maquinaria y tomarnos el tiempo necesario para volver de una forma óptima, ya sea con el cuerpo recuperado o con el interés renovado.
La vida es un camino que no va en línea recta y aunque así fuera, hay veces en la que tenemos que bordear la senda para hacer pequeñas paradas, en las que nos tomamos un respiro para poder volver a caminar al 100%, por ello es importante reconocer el cansancio, pero lo más primordial es ser conscientes de caminar la vida con un fin en mente, dando lo mejor de cada uno a cada momento y así cuando llegué el cansancio lo disfrutaremos mucho más.

¿De qué estas cansado?

Foto: alejandro latini

Un comentario en «El cansancio de la vida»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.