Hacer lo que quieres ser

Hacer lo que quieres ser

Dicen que hay que predicar con el ejemplo, que la práctica es la que hace maestros y es que hemos de poner en práctica nuestros pensamientos para que empiecen a materializarse todas esas ideas que pasan por nuestra mente. Nuestro cerebro tiene más poder del que pensamos, aunque todavía nos falta mucho para dominarlo todo con la mente y que se haga realidad lo que pensemos. Pero para ello tenemos la decisión de pasar a la acción y comenzar a poner en el plano físico todo aquello que no pasa por la cabeza.

Es esencial, en primer lugar, tener muy claro lo que queremos, pero por mucho que lo pensemos, mientras no nos pongamos manos a la obra, nunca empezaremos a ver los resultados. Haciendo las cosas es como se demuestran que sabemos hacerlas, la teoría está muy bien, pero la práctica es la que marca la diferencia, ya que es ahí donde dejamos constancia de que somos capaces de hacer algo y sobre todo de que somos coherentes con nuestros pensamientos y de que somos capaces de materializar nuestras ideas y que se hagan realidad.

Además, una vez entras en la inercia de que haces lo que quieres ser, te das cuenta de que eres capaz, empiezas a ganar en confianza, en seguridad y es así como sigues progresando. Para creerlo no basta con pensarlo, sino que hemos de verlo y para ello hemos de pasar a la acción. Aunque es posible que, cuando pases a la acción, te des cuenta de que no es realmente lo que querías ser y tengas que volver a recapacitar sobre esta idea para volver a encauzar el camino correcto. Aún así, vemos la importancia de pasar a la acción para comprobar que es lo que sucede.

Hacer es primordial, pero si vamos con los deberes hechos de antemano, la tarea será mucho más sencilla. Es decir, reconocer a ciencia cierta lo que queremos ser, nos allana el camino, ya que sabemos a que nos podemos enfrentar, tenemos en cuenta miles de aspectos que nos anticipan futuros escenarios y así no nos cogen por sorpresa. Pero a pesar de todo esto, el paso de la acción es el que determinará si nos convertiremos en aquello que queríamos ser o no. La cuestión es ir paso a paso, no estancarse, estar en continuo movimiento y así poder aprender de todas las experiencias que vayamos viviendo.

¿Haces para ser lo que quieres? ¿Que haces que va en contra?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.