La perdición de comparar

La perdición de comparar

La comparación y sus efectos negativos fueron el tema principal de los posts de la semana de hace un año. En el primero relaciono esta palabra con  el verbo medir y una frase que he repetido muchas veces.  Mientras que en el segundo. Conoce de lo que hablo pinchando en el título y leyendo las entradas al completo.

Si comparas pierdes

Siempre he dicho que «si mides pierdes» la afirmación no es falsa, pero no es lo más acertada, ya que tras conocer la definición del término, me doy cuenta que para mi frase es más correcto el verbo comparar, así que «si comparas pierdes». Y para darle validez a esta cita, me baso en la idea de que cuando comparamos, las personas nos basamos en aspectos subjetivos, por lo que es complicado llegar a un entendimiento si antes de la conversación no hemos dejado unos principios claros, ya que una comparación no será vista de la misma manera por otra persona, de ahí que en vez de comparar deberíamos de aceptar, así todo sería mucho más sencillo.

La perdición de la comparación

La comparación suele aparecer en las relaciones con los demás, pero sobre todo a la hora de dar y recibir. Aunque si especificamos, nos daremos cuenta que hace acto de presencia cuando alguien ha estado dando y luego no recibe conforme a su criterio. En este caso nos damos cuenta que la persona ha iniciado la comparación y el se consciente de que no recibe tanto como dio, da como resultado el hecho de sentirse perdedor. En este caso se trata de cambiar nuestra perspectiva sobre el dar y recibir, ya que hemos de hacer sin esperar nada a cambio, no hemos de valorar lo que damos, sino simplemente darlo y si luego acabamos recibiendo pues bien, pero no ha de ser la causa de nuestros actos.

Muchas relaciones se terminan a causa de las comparaciones y no digo que se olviden, sino que le demos la importancia que merecen y que las cosas se hablen en el momento debido, antes de que vayan a peor. Cada uno es libre de comparar, pero luego hemos de saber lo que sentimos dependiendo de los resultados, pero si obviamos la comparación, ya no damos la opción de perder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.