Nunca más vale tarde que nunca

Dos citas muy conocidas que hablan sobre el tiempo y de forma concreta sobre el adverbio tarde fueron las protagonistas de las entradas de la semana de hace una año. En la primero reflexiono sobre una frase muy usada pero vista desde una perspectiva diferente. Mientras que en la segunda doy a conocer una cita que podríamos usar de forma de incorrecta, pero que también habla sobre el hecho de que algo llega tarde.

Más vale tarde que nunca

Esta es una frase que todos hemos usado alguna vez y estoy de acuerdo en que si hemos de hacer más vale que tardemos en hacerlo que se quede sin hacer. El problema es que muchas veces usamos está expresión como una excusa, ya que la palabra tarde da a entender que hemos tenido momentos para realizar esa acción que hemos demorado en el tiempo y como disculpa expresamos esta frase tan manida. Las citas populares son usadas muchas veces desde la inconsciencia, las decimos porqué sí, sin ser conscientes de lo que de verdad significan, de esta forma poco a poco van perdiendo su valor y su significado. Pincha en el título si quieres leer la reflexión al completo, y ser consciente de que manera y propósito usamos la palabra tarde. Aunque lo que de verdad importa reconocer es que las cosas suceden en el momento justo, ni antes ni después y si aparece está expresión hemos de preguntarnos el porqué.

Nunca es tarde si la dicha llega

Esta expresión la conocemos de otra forma, si quieres tener esa información pincha en el título para saber el origen y la diferencia que existe entre ambas. En este caso la palabra tarde vuelve a hacer acto de presencia, lo que hace que tengamos en cuenta el tiempo de cuando un hecho se produce. La cuestión es que aquí estamos valorando que lo que sucede es bueno, así que es una acción que podemos esperar. Todo lo positivo siempre es bien recibido, aunque llegue tarde, por eso lo importante es que al final se termine produciendo. Lo que más destaco de esta expresión es que en algunos lugares se ha cambiado el final de la cita, y depende de cada uno reconocer esta diferencia si es que hacemos uso de esta frase.

Ambas citas comparten el hecho de hablar de que algo llega tarde y esta perspectiva hace que tengamos en cuenta el tiempo. Pero hay que ser conscientes de todo lo que implica la palabra tarde y es que es algo que esperábamos que sucediera antes pero que ha terminado por demorarse en el tiempo. Son pequeños matices que dan mucho más valor a lo que hablamos y si somos conscientes de ello nos podremos conocer un poco más y valorar lo que expresamos, ya que esto dice mucho de nosotros.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.