Yo valoro, yo valgo oro

Yo valoro, yo valgo oro

Vamos a jugar un poco con las palabras y con un poco de ingenio nos daremos cuenta de la importancia de dar valor a las cosas, empezando por uno mismo y terminando por aquellos ámbitos que más nos interesan, dejando de lado todo lo demás. Yo valoro, se puede dividir en valor y oro, de aquí podemos concluir que dar valor a algo, es como si lo estuviéramos comparando con el oro, posiblemente uno de los metales preciosos que más valoramos, así que todo aquello a lo que damos valor, lo asociamos con este mineral.

Valorar para mejorar

Es primordial el hecho de dar valor a todo aquello que nos rodea, desde la gente más allegada, hasta los objetos que nos hacen más fácil nuestro día a día. El valor deriva del latín valere que significa «ser fuerte», así que nosotros le damos fuerza a aquello que consideramos importante para nosotros. Dar valor es una forma de ser más conscientes y de prestar atención a todo nuestro entorno, es dedicar un poco de nuestro tiempo para evaluar la valía de aquello que nos acompaña en nuestra vida, así que se trata de una tarea que nos ayuda a vivir mejor.

El oro propio

Valorar es dar importancia, es dar fuerza, y este aspecto hemos de brindarlo a toda la gente, pero primero hemos de empezar por nosotros mismos, darnos la fuerza necesaria para sacar nuestra mejor versión. Nos merecemos darnos el valor que cada uno considere, pero para ello hemos de conocernos a fondo, sacar a relucir el oro que llevamos en nuestro interior, a partir de aquí será más fácil valorar todo lo demás. Hemos de valer como el oro, ya que por un lado tendremos la fuerza y por otro el brillo que necesitamos para seguir progresando.

¿Valoras lo que tienes a tu alrededor? ¿Te valoras a ti mism@?

Foto: Victor Gonzalez Couso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.