Mentiras para ser lo que no eres

mentirasDurante estos últimos días se esta hablando de un chaval, que por lo que parece, ha engañado a las más altas esferas, hablo de Francisco Nicolas, aquí os dejo alguna noticia relacionada con él, por si no lo conocéis. Por otro lado, esta noticia habla sobre una persona que ha vivido del fútbol, como futbolista, sin serlo. Gracias a sus mentiras han llegado donde no merecían.

Ya hable en dos posts anterior sobre la otra parte de la mentira, y no es la verdad, es la sinceridad, os dejo los links para que podáis echarle un vistazo Sinceridad y su dificultad – Verdadera sinceridad.

Las mentiras sirven

Si has leído ambas noticias, te darás cuenta que ser mentiroso sirve para alcanzar objetivos bastante complicados. Lo que pasa es que cuando te descubren, se te acaba el chollo. Es lo que ha sucedido con ambos personajes. Al principio las mentiras hacen su función, pero al final se vuelven en tu contra, ya que es muy complicado mantenerlas. Mentir es como estar actuando y es complicado seguir dentro del papel, ya que cualquier despiste puede deshacer tu coartada.

Los que tragan mentiras

El primer caso, el de Nicolas, aunque no tenga muy claro que sea un estafador (todo se verá), pero siguiendo la linea de lo que nos cuentan, parece ser que se ha pasado de listo. En cambio, el segundo personaje ha logrado vivir durante dos décadas del fútbol sin dar una patada a un balón, que ya es tiempo. En ambos casos me sorprende en como han sabido engañar a tanta gente, pero lo que más me llama la atención es como las personas han sido capaces de tragarse sus mentiras. Como es que no se le ha descubierto antes, tan buenos actores han  sido como para parecer alguien que no eran, se puede ser tan buen mentiroso, todas estas preguntas me asaltan. Lo preocupante es que la gente no puede ser tan confiada y es necesario un pequeño control para que esto no suceda.

Para mi que la gente engañe no me importa tanto, como que los demás se lo crean, aquí radica la solución para que desaparezca este tipo de personas. El que miente es culpable, y todos podemos ser engañados alguna vez, aunque a veces hay que ser un poco desconfiado para pillar a estos impostores y en el caso de que nuestras sospechas sean equivocadas, nos servirá de lección para futuras ocasiones.

¿Eres de los que utilizan mentiras? ¿sabes coger a los mentirosos? ¿te importa que te engañen?

Foto: -Merce-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.