Abraza la muerte como compañera de viaje

La muerte fue la protagonista de las entradas de la semana de hace un año. En la primera hablo sobre el hecho de tenerla presente en nuestro día a día y saber convivir con ella. Mientras que en la segunda profundizo en la paradoja de como una experiencia cercana a la muerte nos aporta más vida. Si pinchas en los títulos podrás volver a leer la reflexión que hice al completo.

La muerte compañera de viaje

Un tema que es compañero de vida, pero que no todo el mundo se atreve a contemplar a los ojos. La muerte está presente en nuestro día a día, ya que no sabemos cuando va a hacer acto de presencia, ya sea sobre uno mismo o sobre nuestro entorno. La idea principal que trato de destacar es que el hecho de ser consciente de su existencia en cualquier momento del día, hace que sin querer nos volcamos más presentes y que centremos nuestra atención en aquello que estamos experimentando ahora. Es una forma de no pensar en el futuro y no temer a que llegué el final de nuestros días o el de nuestros seres queridos, así que se convierte en una aliada imprescindible para disfrutar de lo que verdad importa durante nuestra existencia. En la antigua Roma existía una figura que recordaba a sus emperadores que ellos también iban a morir, lo que hacía que estos mantuvieran los pies en la tierra. La muerte forma parte de la vida y hay que reconocerla como compañera de viaje.

Abrazo de la muerte para vivir

La mayoría de nosotros ha tenido alguna experiencia cercana a la muerte, ya sea en sus carnes o en la de las personas de su alrededor, tan sólo hemos de pensar en ese momento para darnos cuenta de lo que pasaba por nuestra mente en esos momentos. La cuestión es que el hecho de ver a la parca tan de cerca, tiene en nosotros una reacción complicada de explicar, y es que las ganas de vivir toman una visibilidad mucho más grande, parece que nuestra escala de valores cambia y que la importancia de las cosas cambian de significado en un abrir y cerrar de ojos. Este tipo de experiencias marcan mucho a los seres que la sufren, lo positivo es que la mayoría de veces logran abrir los ojos de verdad y es una manera de darse cuenta que no transitaban el camino correcto y el recibir ese golpe de realidad les hace enfocarse en lo que de verdad importa, por lo que su vida y sus prioridades cambian. Tendemos a alejarnos de la muerte, pero cuando la vemos de cerca tiene una repercusión de la que no podemos escapar.

La muerte está más cerca de lo que pensamos, por ello hemos de disfrutar de la vida y de todo lo que experimentamos en nuestro día a día. Todo lo que nace muere, así que cuanto antes comprendamos esto, mucho más felices seremos, ya que no nos preocupara tanto un tema que forma parte de la vida. Cuesta poco decirlo y ponerse a pensar en ello puede resultar molesto, pero se trata de aceptar esta realidad, el hecho de ahondar en el tema ya será cuestión de cada uno, aunque ser consciente de ello ya es un paso muy grande.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.