El obstáculo oculto que hay tras el espejo

Los obstáculos junto a todo lo que podemos aprender de ellos y lo que significan en nuestra vida, fueron los protagonistas de las entradas de la semana de hace un año. En la primera doy a conocer su significado y etimologia , además del conocimiento que podemos extraer. Mientras que en el segundo post reflexiono sobre la idea de que muchas veces nosotros mismos nos convertimos en nuestro propio obstáculo.

Las señales ocultas de los obstáculos

Pincha en el título si quieres conocer de donde viene la palabra obstáculo y su definición. A partir de aquí doy mi opinión y todo lo que representan los obstáculos en la vida, ya que aunque suelen resultar molestos, pueden ser de mucha utilidad si le damos el sentido que merecen. Este tipo de trabas que surgen cuando transitamos cualquier camino, podemos verlos como pruebas de superación, donde nos damos cuenta que todo no es tan sencillo como quisiéramos y que surgen impedimentos cuando menos lo esperamos y hemos de saber lidiar con ellos. Además, estos obstáculos suelen tener un aprendizaje oculto que hemos de descubrir y muchas veces se tratan de señales que tenemos que saber comprender para seguir progresando reconociendo aquello que tenemos que cambiar.

El obstáculo que hay en el espejo

Solemos echar balones fuera y culpar de todo lo que nos ocurre a causas externas que nada tienen que ver con nosotros. Pero la cuestión es que los obstáculos nos los encontramos de cara y si hay algo o alguien con el que chocamos cada día, es nuestro propio reflejo, somos nosotros mismos y debemos aprender a lidiar con este obstáculo, ya que muchas veces nos ponemos trabas sin querer, nos traicionamos a nosotros mismos, nuestros pensamientos juegan en contra. Es aquí donde hemos de ser conscientes del porqué pensamos de esta manera y nos autocensuramos, ya que somos juez y parte, somos el problema y la solución al mismo tiempo, pero tenemos que saber reconocer este escenario para aprender de ello y no volver a caer en esta trampa.

Los obstáculos aparecen cuando menos lo esperamos, por lo que hemos de convivir con ellos, así que tenerlos en mente y aprender de ellos nos hará saber tratar con ellos en el futuro cuando vuelvan a aparecer. Pero para entrenarnos nos tenemos a nosotros mismos, ya que muchas veces somos un obstáculo sin querer, pero hemos de ser conscientes de esta situación para así sacar provecho.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.