Las señales ocultas de los obstáculos

Las señales ocultas de los obstáculos

Para empezar conoceremos la definición de esta palabra y su origen.

Cosa que impide pasar o avanzar hacia un lugar.
Situación o hecho que impide el desarrollo de una acción.

La palabra obstáculo viene del latín obstaculum, ya con el significado de obstáculo o impedimento. Esta se forma con la raíz del verbo «stare» (estar en pie, estar plantado, estar fijado), el prefijo «ob-» que indica situación frontal y enfrentamiento y el sufijo «-culum». Un obstáculo sería cualquier cosa, medio, instrumento, etc. en sentido real o figurado que está plantada y fija frente a uno y enfrentándose a uno, como para impedir su avance o acción.

Se dice que la vida no es un camino de rosas, pero es que durante la senda que transitamos nos podemos encontrar con casi cualquier cosa, por ello hemos de estar preparados para cualquier inconveniente que se presente ante nosotros.

Los obstáculos se presentan día si y día también, pero como los percibimos y la actitud que tomamos para enfrentarnos a ellos, dice mucho de nuestra forma de ser. Un obstáculo no deja de ser algo que se nos presenta delante nuestra y que hemos de saber lidiar, esquivar o apartar, la cuestión es que aunque un momento nos mantenga parados, al final podamos retomar el camino para llegar a nuestro destino.

Muchas veces los obstáculos se convierten en pruebas de fe, ya que ante cualquier proyecto es normal que tengamos altibajos, ya que la consecución de objetivos no es tan sencilla como pueda parecer y hemos de tener en cuenta que detenernos a lo largo del trayecto, es muchas veces necesario para evaluar lo que hemos transitado hasta el momento. Los obstáculos suelen presentarse en momentos de vulnerabilidad y aquí es donde mucha gente abandona. Pero hemos de saber darle la vuelta a la tortilla y para ello, hemos de ser conscientes que estos impedimentos nos brindan la oportunidad de darnos cuenta que de verdad nos importa lo que estamos haciendo y que si logramos salvarlo, obtendremos un plus de energía para seguir adelante en nuestro camino.

Los obstáculos pueden ser una señal para reflexionar sobre lo que estamos haciendo, pero si tenemos clara nuestra meta, nada nos puede parar, así que hemos de pensar que esto forma parte del camino y que algún aprendizaje hemos de sacar de ello, ya que puede ser una lección que luego nos ayude a alcanzar el objetivo que perseguimos.

¿Qué haces ante los obstáculos? ¿Sacas algún aprendizaje de ellos?

Foto: Silvia Portero Gallego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.