Las respuestas se presentan si no haces las preguntas correctas

Todos buscamos respuestas, aunque lo que importa es encontrarlas, en las entradas de la semana de hace un año hablo sobre ello. En la primera me centro en la idea de estar presente y atento por si las respuestas se presentan solas. Mientras que en la segunda profundizo en el hecho de que a veces hemos de centrarnos en las preguntas si queremos respuestas concretas. Pincha en cada uno de los títulos para leer el post al completo.

Las respuestas que buscas es posible que ya se hayan presentado

La vida esta llena de preguntas, dicen que muchas de ellas sin respuesta, aunque no estoy del todo de acuerdo, ya que a todo le podemos encontrar una contestación, además de tener claro, como dice el título, de que las respuestas hayan aparecido antes que la pregunta. Pero el problema es que cuando aparece una duda, una cuestión, queremos la respuesta enseguida, sin darnos cuenta que el problema puede darse a que la pregunta ha aparecido demasiado tarde y que la respuesta ya la tuvimos ante nosotros, por ello hemos de saber recordar y ver nuestro pasado, ya que es ahí donde muchas veces encontramos las respuestas a preguntas del presente. No siempre se produce una sincronicidad entre ambas en el tiempo, pero este aspecto nos debe de importar poco, ya que la cuestión es encontrar la pareja sin tener en cuenta el tiempo de su aparición, ya sea pregunta y respuesta, si estamos presentes y tenemos toda la información disponible, sabremos reunir a cada pregunta con su respuesta. Así que prestar atención a lo que sucede en nuestro entorno para reconocer si hay algún mensaje que no estamos viendo y así poder retenerlo, ya que nos puede aprovechar en cualquier momento.

Para encontrar las respuestas has de formular las preguntas correctas

Deberíamos emplear más tiempo en la reflexión del porqué experimentamos ciertas circunstancias en nuestra vida, todo tiene un porqué, lo que pasa es que cuesta reconocerlo. La vida esta llena de estímulos y muchos de ellos con un mensaje para nosotros que parece que permanece oculto, lo que pasa es que nosotros no sabemos verlo. Somos impacientes y ante una pregunta queremos una resolución instantánea, pero hemos de darle una vuelta de 180º, ya que cuando vemos algo que nos llame la atención, ya sea por repetición o por lo que sea, es aquí donde hemos de encontrar esa pregunta que combine con el mensaje. Muchas veces son preguntas que nunca nos hubiéramos hecho, pero que hemos de ser conscientes de que ese mensaje que se nos presenta se trata de una respuesta que más tarde que pronto necesitaremos, así que vale la pena dedicar un poco de nuestra energía para darle una pregunta a esa respuesta, de esta forma es posible que encontremos solución a muchas situaciones de nuestra vida. Ten preguntas en la recamara por si acaso, ya que cuando menos te lo esperas la respuesta aparece.

Las preguntas y las respuestas son un pack indivisible, la cuestión es que de nosotros dependen las preguntas, las respuestas ya vendrán por si solas. Es por ello que hemos de tener todo esto muy en cuenta, ya que para solucionar cualquier problema siempre se formula una pregunta y encontrar la respuesta es lo que necesitamos, pero como no sabemos en que momento aparecen pues hay que mantenerse atentos para establecer esta conexión..


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.