Usos varios del proyecto Stoic Word

Los proyectos que nos marcamos hacen que nos mantengamos ocupados a lo largo del día, en las entradas de la semana de hace un año, hable sobre lo que yo llevo a cabo. En el primer post hablo sobre la finalización del proyecto de Stoic Word. Mientras que en el segundo post reflexiono sobre la idea de reciclar proyectos ya finalizados para darles otros usos y alcanzar a más agente.

Stoic Word FIN

Este es el tercer proyecto que finalizo en Instagram, en este caso he podido profundizar y aprender un poco más sobre el origen de las palabras que más utilizaban los filósofos estoicos. Es un proyecto en el que combine los dos realizados con anterioridad, una buena idea que me ha ayudado a seguir asimilando conceptos, junto a su origen y poner en práctica el estoicismo. Pero lo mejor de todo es que me he reafirmado en el hecho de que la constancia es la que me hace progresar, ya que este tipo de proyectos que se llevan a cabo casi a diario, pero son de larga duración, sólo se puede ver el resultado cuando se llega al final, es cuando reconoces la envergadura del proyecto y todo lo bueno que tiene. Un gran proyecto que ha terminado por convertirse en libro.

Usos varios de los proyectos

Los proyectos que ya he realizado son trabajos terminados en un momento determinado, por lo que volver a repasarlos con el paso del tiempo, revisarlos, darles una vuelta y presentarlos con otra cara, es una manera de optimizar los recursos con los que contamos. Hay muchos puntos a favor a la hora de volver los proyectos pasados y es que los tiempos cambian, por lo que puede ser que ahora sea un momento más indicado para compartir ese tipo de información. También es posible que el realizar una pequeña revisión con algunos cambios, haga que el proyecto mejore. El paso del tiempo te hace tener más conocimiento y diferentes puntos de vista, por lo que es probable que puedas darle más valor al contenido que ofreces añadiendo lo que sabes ahora y adaptarlo a los tiempos que corren.

La información está ahí, pero el tiempo va pasando y hay veces que queda obsoleta, por lo que hay que darle un nuevo enfoque para que siga pareciendo actual o se adapte al ahora. Cualquier proyecto finalizado es algo que ya queda para la posteridad, el trabajo ya esta realizado y esto es lo que importa, el haber sido constante en el esfuerzo diario para finalizar un proyecto que te habías propuesto. Pero hay que saber esperar y lo mejor suele llegar al final, ya que cuando echas la vista atrás es cuando reconoces tu propio mérito y a partir de ahí ya es decisión de cada uno retomar el mismo proyecto, empezar uno de nuevo o darle un lavado de cara, en cualquier caso, el simple hecho de seguir ejercitando tu mente es la mejor de la tareas que puedes realizar.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.