Ser agudo para no caer en lo grave

Ahora es momento de conocer o reconocer los conceptos de grave y agudo, primero dará a conocer su etimología y luego las definiciones que nos ofrece la R.A.E.

La palabra grave (que tiene peso, serio, muy importante, peligroso) viene del latín gravis (pesado).

El adjetivo agudo viene del latín acutus-a-um, participio de acuĕre (volver puntiagudo, agudizar), que se empleó ampliamente en latín con el valor de puntiagudo y punzante, hiriente a una sensación táctil, también referido a sonidos como agudo o penetrante, aplicado a la inteligencia o al ingenio como fino, sutil y penetrante.

etimologias.dechile

Grave: Dicho de una cosa que pesa. Grande, de mucha entidad o importancia. Circunspecto, serio, que causa respeto y veneración. Arduo, difícil. Molesto, enfadoso. Dicho de un sonido: Que tiene una frecuencia baja de vibraciones.

Agudo: Puntiagudo, punzante, afilado. Sutil, perspicaz. Vivo, gracioso y oportuno. Ligero, veloz. Dicho de un sonido: Que tiene una frecuencia alta de vibraciones.

R.A.E.

Como podemos observar en su origen, ambos conceptos no nacieron como antónimos, pero una vez se aplicaron al sonido es entonces cuando los reconocemos como tal. Y es que gracias al ámbito musical y al tema de las vibraciones, es más sencillo darse cuenta que algo que tiene una frecuencia alta, pesa menos, es cuando hablamos de los agudos y viceversa con los graves, de ahí su significado con pesado.

En el caso de los agudos, también es más sencillo de observar gracias al sonido y es que este tipo de tonos parece que te pinchan el oido, son muy afilados y sutiles. En ambos casos, conociendo la etimología, primero nos damos cuenta de que estos conceptos nacen desde el punto de visto físico, uno que peso y el otro que es volver puntiagudo, a partir de ahí es donde se adaptan a los diferentes ámbitos donde se hace uso de ellos.

Pero lo que más me gusta destacar a la hora de conocer, o mejor dicho re-conocer palabras que usamos de forma corriente, pero profundizamos un poco más en ellas, es el significado que cada uno de nosotros le damos y como sin querer las categorizamos desde un punto de vista positivo o negativo, en vez de considerarlas neutras. En seguida nos vienen a la mente refranes, frases hechas que no hacen más, que reforzar una idea que ha sido consensuada entre unos pocos y que se va fortaleciendo con el paso del tiempo. Por ello me gusta explorar el desde donde nacen las palabras para poder evaluar su evolución y así hacer un uso más eficientes de ellas. Me alegra saber que no iba muy desencaminado y que la información que tenía no era equivocada, pero siempre hay algo nuevo que aprender o por lo menos que reafirmar para ser mucho más consciente del vocabulario que utilizo en mi día a día.

¿Eres más grave o agudo? ¿Conocías el verdadero trasfondo de estos términos?

Foto: birdhouse ®


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.